Filomena

03 Success Stories Feb 18 09 html 30b269bb TN

Alvaro nació en el Refugio en el año 2000. Su mamá, Filomena , ingresó al Refugio con nada más que la ropa que llevaba puesta y su determinación de progresar.  Por medio de los cursos de autoestima, el desarrollo de destrezas para enfrentar la vida y otro tipo de asesoramiento en el Refugio, comprendió que su hijo necesitaba una vida estable; algo que ella nunca tuvo. 

 

Entonces, ella empezó a ahorrar cada peso que ganaba, hasta que finalmente pudo ahorrar lo suficiente para abrir una cuenta de ahorro.  Vivió en el Refugio hasta que Alvaro cumplió tres años.

 Filomena solicitó trabajo como empleada puertas adentro y fue contratada.  La parte más difícil de este trabajo fue el tener que dejar a Alvaro en un hogar de niños mientras ella trabajaba para su sostenimiento y sólo podía verlo los fines de semana.

 Siempre mantuvo fija en su mente la meta de poder proveerle una vivienda a su hijo y eso la hizo ahorrar cada centavo que ganaba, incluso los 200 dólares que el Refugio le había otorgado como beca de estudios. 

 

Finalmente ella logró ahorrar suficiente dinero para solicitar al gobierno un  subsidio habitacional.  Gracias a que pudo comprobar su capacidad de ahorrar dinero, su petición fue aceptada y tuvo la oportunidad de elegir su propia casa.  ¡Pero después vino la calamidad!  Aunque era buena trabajadora, perdió su trabajo cuando su patrón decidió que ya no necesitaba una empleada adicional. 

 

Filomena regresó al Refugio y solicitó trabajo en la cocina.  La madre superiora, Hermana Edith, la aceptó con la condición de que Filomena asistiera a la escuela.  Las hermanas desocuparon una bodega y la equiparon con una cama y otros muebles, de manera que ella y Alvaro pudieran vivir juntos en el Refugio.

 

Cuando Alvaro cumplió 6 años, orgullosamente se vistió con su uniforme, se colgó la mochila al hombro y se marchó al kindergarten.  Cuando regresó del colegio, “retornó a su antiguo trabajo como uno más de los hombres que trabajaban en el Refugio”.

 

Filomena se graduó en julio del 2006 con un diploma de Cocina Internacional.  Ahora ella y Alvaro viven independientes en su casita de Santiago.